Definitivamente se podría decir que el Valle de Aconcagua ha ganado el primer round en la verdadera ‘guerra del agua’ que se viene sosteniendo desde hace ya varios años con las comunidades ubicadas aguas abajo del río. El ‘Canalón de la Vergüenza’, la batería de pozos en Panquehue, han sido algunos episodios que se han vivido en estos últimos años de implacable sequía, donde el valle ha tenido que resignarse a entregar la escasa agua de que dispone a favor de dichas comunidades.

Ya en nuestra edición de ayer dábamos cuenta de la indignación de los alcaldes de Los Andes, Calle Larga y San Esteban ante el decreto de intervención que el 5 de octubre emitió la Dirección General de Aguas, ordenando la redistribución de las aguas del Río Aconcagua para garantizar el abastecimiento hídrico del Gran Valparaíso. En el curso del día miércoles se unieron los demás alcaldes de ambas provincias, a excepción del alcalde de Rinconada, quienes participaron de la reunión convocada por la alcaldesa Carmen Castillo, oportunidad en la que también participó el gobernador regional Rodrigo Mundaca, para abordar la problemática y acordar que exigirán que esta medida se revierta, entendiendo que en caso de ser materializada, generará un perjuicio enorme al valle, situación que fue expuesta al ministro de Obras Públicas, Alfredo Moreno, en una reunión que se realizó en horas de la tarde de ayer en el aeródromo de San Felipe, en la que participaron los nueve ediles y el gobernador Mundaca. Dicha reunión no estuvo exenta de polémica, ya que un centenar de manifestantes llegó con pancartas hasta el Club Aéreo para expresar su rechazo a la medida intervencionista.

El polémico decreto ordenaba el cierre de compuertas para los regantes del valle por un plazo de 25 días corridos, con el objetivo de poner el recurso hídrico a disposición del Gran Valparaíso, nada menos que 5,5 metros cúbicos por segundo de agua para garantizar el llenado del embalse Los Aromos, lo que a todas luces generaría un daño irreparable para las provincias de San Felipe y Los Andes.

 

REUNIÓN CON EL MINISTRO MORENO

Al término de la reunión con el ministro en el Club Aéreo, pudimos conversar brevemente con el alcalde de Santa María, Manuel León, quien destacó que los principales acuerdos alcanzados fueron que se modificará la resolución de la DGA a la brevedad. Esto significa que las compuertas de los canales de la primera sección del Río Aconcagua seguirán abiertas y no se entregará el agua solicitada para el Embalse Los Aromos. Asimismo se dará inicio esta semana al uso de parte de la batería de pozos para abastecer el Embalse Los Aromos. Por último, destacó que se realizarán reuniones para ver algunas otras opciones.

¿Lo deja satisfecho el acuerdo?

– Yo quedé un poco tranquilo, aunque no contento con la totalidad de los acuerdos a los cuales se llegó, ya que este era el mínimo que nosotros pedíamos como alcaldes y alcaldesas del Valle de Aconcagua. Así que esperemos que primero que todo, que se cumpla lo que dijo el ministro, y segundo de que haya avances en las siguientes reuniones para que nuestro valle, nuestros agricultores de la pequeña y mediana agricultura familiar campesina, no tengan que entregar el agua al gran Valparaíso. Así que, como digo, tranquilo, pero no completamente feliz con todo el acuerdo. Falta mucho. Además la empresa Esval, que es empresa privada, que se le entrega el agua de forma gratuita, y que hacen sufrir a los agricultores de nuestra zona. Así que vamos a seguir en esta instancia, viendo que el agua sea más regulada también y que llegue la totalidad al embalse Los Aromos y que no se pierda en el camino.

Mientras el ministro Moreno se reunía con los ediles y el gobernador regional en el Club Aéreo, afuera un centenar de manifestantes expresaban el rechazo al decreto de intervención del Río Aconcagua.
Mientras el ministro Moreno se reunía con los ediles y el gobernador regional en el Club Aéreo, afuera un centenar de manifestantes expresaban el rechazo al decreto de intervención del Río Aconcagua.
Manuel León, alcalde de Santa María: Tranquilo, pero no contento con el acuerdo.
Manuel León, alcalde de Santa María: Tranquilo, pero no contento con el acuerdo.