Entregan consejos para evitar propagación del dengue en cementerios

1549

Nos llegó información dando cuenta del malestar que ha desatado el retiro de flores y maceteros de sepulturas en  el Cementerio Parque Valle de Auco, medida que habría sido ordenada por la administración del camposanto. Las especies fueron dejadas en un patio del recinto en Rinconada.

Según los primeros antecedentes, se trataría de una medida para prevenir la aparición del mosquito transmisor del dengue.

Diario El Trabajo contactó al jefe de la Autoridad Sanitaria, Mario Méndez, quien al tenor de nuestra consulta señaló que como se está en una situación de alerta sanitaria «por la aparición del zancudo  Aedes aegypti que transmite el dengue y otras enfermedades más como la fiebre amarilla, hay que evitar la existencia de aguas estancadas, y una fuente importante para ese proceso son los floreros que se disponen en los cementerios. Esa es la cuestión. Ahora obviamente hay un tema cultural y respeto a los deudos, yo creo que a los administradores de los cementerios u operadores se les pasó un poquito la mano, porque evidentemente sí tienen que retirar las flores, pero el problema no son las flores, el problema es el agua estancada que tienen los floreros, donde se puede desarrollar ahí el zancudo; entonces, tienen que reemplazar el agua directa por una esponja con agua, con arena, en fin, tiene que haber un proceso de ese tipo. Ahora eso todavía no es obligatorio por resolución, pero es muy probable que en las próximas semanas aparezca una resolución de ese tipo. Yo sé que se han realizado charlas de inducción en los cementerios para los administradores, trabajadores y tal vez acá implementaron esta medida de manera muy drástica, pero eso es un tema de ellos que tienen que matizar y hacerlo de buena forma con los usuarios, porque entendemos que es un tema cultural complicado», dice.

¿Pero a ustedes les ha llegado información?

– Sí, por supuesto, a través de los medios de comunicación que se encargan de multiplicar el efecto de una situación por un millón de veces.

Para finalizar, ¿qué les puede recomendar, está bien, qué pueden hacer en el fondo los administradores de los parques o cementerios?

– Primero, ellos efectivamente tienen que observar las indicaciones que les estamos entregando desde la Seremi de Salud, de que hay que evitar la presencia de aguas estancadas en el cementerio, de distinto tipo, y un espacio que genera aguas estancadas son los floreros donde se disponen las flores. No es necesario retirar las flores, porque tienen que aplicarle y enseñarle a las personas que tienen que poner el agüita con una esponja encima para evitar que el zancudo pueda hacer su ciclo acuático en ese florero en particular. También se puede rellenar de arena, se pone mojada en el florero donde está la flor para que se mantenga por más tiempo; o sea, hay técnicas, nosotros estamos enseñando, eso es lo que recomendamos. Hasta el momento no hay una resolución que obligue, pero vamos en esa dirección y es muy probable que salga en las próximas semanas, meses, sobretodo cercano a primavera-verano donde se multiplica en la fase acuática este zancudo Aedes aegypti, que es el que hoy día estamos combatiendo acá en la frontera en Los Andes, Calle Larga, en fin, y hoy día seguramente estamos trabajando muy fuertemente en toda la provincia de Los Andes en ese sentido y también los cementerios han sido visitados por nosotros, hemos tenido charlas con ellos, sus trabajadores, para indicarles. Nosotros no le hemos indicado que saquen las flores de manera tan drástica, sino que tiene que ser sobre la base de un proceso de cambio de forma, de mantener las flores en el florero que no puede ser con agua directa, porque después se estanca al cabo de 24 a 48 horas esa agua empieza a ser utilizada como parte del ciclo acuático que tienen distintos insectos entre los cuales está el Aedes aegypti, que transmite el Dengue.

Los floreros (y no las flores) con agua estancada, constituyen un riesgo para la proliferación del mosquito Aedes aegypti, que transmite el Dengue. (Imagen referencial)
Los floreros (y no las flores) con agua estancada, constituyen un riesgo para la proliferación del mosquito Aedes aegypti, que transmite el Dengue. (Imagen referencial)
Previous articleCuatro detenidos tras ‘tour delictual’ por tres comunas de provincia de Los Andes
Next articleEl nuevo PF del Uní Uní se muestra motivado por el desafío que se avecina