Malditos delincuentes vaciaron almacén perteneciente a adultos mayores

4490

¡No tienen perdón de Dios!:

Simplemente no tienen perdón de Dios, el o los delincuentes que entraron a robar al almacén ‘Donde la María’, ubicado en el pasaje 5 de Villa Curimón II Etapa, cuyos propietarios son dos adultos mayores que habían puesto todos sus esfuerzos en este local.

Los más raro es que Carabineros les dijo que no podían hacer nada ya que al parecer la suma del robo debería superar los tres millones de pesos.

María Morales, dueña del almacén que fue robado en la Villa Curimón II, en conversación con nuestro medio reconoció llorando el hecho, manifestando que le robaron todo.

«Me robaron todo, todo lo que yo tenía; las bebidas en el refrigerador, todo, todo, me dejaron pelada. No puedo más (se emociona), todo mi esfuerzo que yo tenía y nosotros somos adultos mayores y no tenemos más, no tenemos a quién recurrir. Llamamos a Carabineros y Carabineros dijo que no podían hacer nada porque tenía que ser arriba de tres millones de pesos para poder hacer algooo… algooo dijo el carabinero. Así es que no puedo más», señala.

Reconoce sentirse desprotegida: «Desprotegida total porque nosotros somos los dos aquí, trabajamos por lo mismo, incluso yo dejé de trabajar en el parrón, me dio depresión, trabajé en esto y ahora que me robaron, pucha qué más se espera, no puede esperar más uno, así es que aquí estamos con lo malo. Lo malo que no podemos hacer nada, si esa es la cuestión, no se puede hacer nada. Para que la gente sepa que aquí están meta robar, robar y robar», indica.

El o los delincuentes subieron por una reja para acceder al inmueble.

El robo ocurrió este lunes en la noche y se viene a sumar a otro que afectó a la señora Quena, frente a la sede comunitaria de Villa Curimón II Etapa.

Si algunos de nuestros lectores quiere ayudar, ellos están ubicados en el pasaje 5 de Villa Curimón II Etapa.

Una imagen vale más que mil palabras, sólo observen el rostro de doña María, afectada por el robo.
Una imagen vale más que mil palabras, sólo observen el rostro de doña María, afectada por el robo.