«Si tuviera que morir en este momento, me voy súper agradecido con la vida»

6846

Muere piloto, rotario, deportista  e ingeniero, Rubén Barrientos:

Muchos fueron los vuelos de aviones que este martes se realizaron en nuestro cielo aconcagüino, aviones del Club Aéreo de San Felipe, dejaban una estela blanca sobre nuestra ciudad. Estas acciones aéreas se justifican por la partida del piloto, rotario, deportista e Ingeniero Eléctrico de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Rubén Barrientos Figueroa, quien falleció la mañana de este domingo en el Hospital San Camilo a causa de dos fulminantes infartos al corazón.

POR SIEMPRE RUBÉN

Hoy en Diario El Trabajo ofrecemos con pesar una reseña especial de este querido ser humano, amigo de sus amigos, padre ejemplar, gran humanista y sólido profesional.

Barrientos nació en Valparaíso y su juventud la vivió en Villa Alemana. En 1989 obtuvo su título profesional y se desempeñó como tal, inicialmente en la Región Metropolitana. En 2001 llegó a Aconcagua como profesional en Fundición Chagres, radicándose definitivamente en la comuna de San Felipe a partir de 2010.

Casado con la profesora Ximena Rivas Arenas, formó una especial familia siendo  padre de tres hijas: Daniela; Varinia y Monserrat.

Diario El Trabajo habló con el presidente del Rotary Club de San Felipe, Marcelo Benito Córdova, quien tuvo palabras para nuestro medio sobre este piloto.

«Rubén contaba que tomó contacto con Rotary, primero como niño compartiendo la infraestructura deportiva que tenía esta institución en Villa Alemana, y que siempre estuvo atraído por conocer tal agrupación. Ya como profesional y como piloto, en 2010  fue activo participante y facilitador de los vuelos populares que Rotary Club de San Felipe coordinó para celebrar la Semana del Niño Rotaria de ese año. También en 2009, y por contactos con el Club Rotario de Llay Llay, tuvo la oportunidad de que su hija mayor fuera favorecida por el programa de Intercambio Internacional de estudiantes YEP de Rotary Internacional, y de igual forma  con su hija menor en 2017. Ya como amigo y cooperador de las actividades  del Club Rotario sanfelipeño, en 2018 bajo la presidencia del Rotary el arquitecto  Claudio Díaz y con el abogado Miguel Herrera Vega como padrino, ingresó oficialmente a esta institución internacional, como socio de Rotary Club de San Felipe, en una ceremonia especialmente generada para el efecto en el Club San Felipe, hecha concordar con el 47° encuentro de hermanamiento con el Rotary Club Mendoza Norte, lo que permitió un marco de socios y autoridades rotarias  memorable», comentó el rotario mayor de San Felipe.

¿Qué huellas dejó Rubén en San Felipe como rotario?

– Desde su ingreso, Rubén demostró espíritu de cooperación y liderazgo en la organización de actividades para ayudar a los más necesitados, involucrándose decididamente en los lineamientos y estructura administrativa de Rotary Internacional, con especial interés en gerenciar y reactivar la Comisión de Intercambios Estudiantiles en el club sanfelipeño, lo que debió quedar postergado para los estudiantes favorecidos por la pandemia de Covid-19. Por su desempeño y entusiasmo social, fue elegido presidente de Rotary Club San Felipe para el periodo 2019-2020, debiendo adecuar su periodo a un trabajo de reuniones virtuales con sus socios y aportar la ayuda rotaria principalmente a las entidades de salud que combatían esta enfermedad.

¿Cómo reciben ustedes este golpe a nivel del Rotary?

– Hoy, prematura e inesperadamente a sus 57 años de edad, nos deja un extraordinario socio, quien daba energía, especial humor y permanente colaboración a nuestra institución, esperando poder suplir el vacío de su servicio permanente a la comunidad, y la amistad profunda generada en este corto periodo. Su espíritu solidario y de servicio lo tendremos a resguardo como faro de lo que debe ser y hacer un Rotario de corazón.

«CUMPLÍ MIS SUEÑOS»    

Diario El Trabajo habló con la ahora viuda de Barrientos, Ximena Rivas Arenas, quien en medio de su dolor dispuso de unos minutos para nuestros lectores.

«Mi marido era un hombre maravilloso, y no porque sea yo su esposa, lo digo porque de verdad era maravilloso. Un soñador, una persona amante de sus hijas y de mí, muy amigo de sus amigos, hermano de sus hermanos, siempre andaba con proyectos para la gente de la calle, proyectos para los niños que están vulnerados, de hecho su proyecto futuro era hacer una fundación para ver niños en condición vulnerable, ese era su proyecto para el próximo año, estaba ya muy metido con eso», dijo Rivas.

¿Cuándo y dónde se casaron ustedes?

– Nosotros nos casamos el 16 de marzo de 1991, allá en Valparaíso.

¿Y cómo estuvo el tema de esa aventura de la vida, viajaron mucho?

– Viajamos mucho, éramos viajantes los dos, nos encantaba viajar y conocer. Fuimos a Europa, estuvimos en Estados Unidos. Ese era otro proyecto que teníamos. Pensamos que en un par de años más íbamos a viajar por todo Estados Unidos, conociendo lugares exóticos, teníamos la intención también de hacer un tour por el Mediterráneo, nos lo pasamos muy bien con nuestros viajes.

¿Aparte de crear la fundación, crees que Rubén quedó insatisfecho con la vida que tuvo?

– No, yo creo que eso nomás, fíjate, porque de hecho nosotros hablamos muchas veces sobre la muerte. Por eso yo tenía muy claro cómo quería que fueran las cosas, y una de las cosas que estuvimos conversando con mi hija en una sobremesa el otro día, él dijo así un poco de la nada, por decirlo, dijo «¿sabes qué? Si tuviera que morir en este momento, me iré súper agradecido con la vida, yo no tengo nada en mi vida que haya dejado de hacer. O sea, lo he hecho todo, todo lo que he querido, todo, todo. Mis hijas, mi esposa, la vida que he tenido. Soy súper agradecido de Dios, súper agradecido, cumplí mis sueños».

RUBÉN DEPORTISTA

Desde Villa Alemana también hubo palabras de pesar por la partida de Barrientos, en este caso fue Eduardo Abarca Lucero, jugador Sénior del Club de Rugby Old Varc de Villa Alemana Rugby Club, al que pertenecía Rubén.

«Nuestro amigo y compañero Rubén compartió con nosotros su alegría y compromiso con una entrega y ganas que motivaban a cualquiera. Los que jugamos junto a él pudimos conocer de su estilo y caballerosidad desde sus inicios en el Rugby en 1984, siendo parte del Villa Alemana Rugby Club, su querido VARC, que este lunes lo despedimos como uno de sus Old Varc más queridos y respetados. De manera simultánea a su juego como fullback del Varc y siendo estudiante de la Universidad Católica de Valparaíso entre 1985 y 1988, se unió a su equipo universitario, donde formó parte del Team que logró ser vicecampeón nacional de segunda división. Los amigos del rugby sabemos bien que los exrugbistas no existen, por eso nunca fue extraño ver a Rubén vinculado a nuestro deporte como espectador en partidos nacionales e internacionales, como colaborador en la formación de equipos, como gestor de proyectos de desarrollo y sobretodo como un jugador de categoría Sénior», dijo el veterano deportista a Diario El Trabajo.

NOS DUELES RUBÉN

Todo el personal que laboramos en Diario El Trabajo hoy nos unimos al sentimiento de pérdida de la Familia Barrientos Rivas, esperando que sea la unión filial lo que les dé fortaleza en estos momentos de dolor. Las exequias de Rubén Barrientos se desarrollaron en la capilla Espíritu Santo en Avenida Riquelme a las 14:00 horas, sus restos mortales serán cremados en Santiago. ¡Descansa en Paz Rubén Barrientos Figueroa!

Roberto González Short

Rubén Barrientos Figueroa, nació el lunes 9 de marzo de 1964 en Valparaíso, falleció el domingo 19 de septiembre en San Felipe.
Rubén Barrientos Figueroa, nació el lunes 9 de marzo de 1964 en Valparaíso, falleció el domingo 19 de septiembre en San Felipe.
EL BAUTIZO DE AVIADOR.- Hace 16 años en el Aeródromo Víctor Lafón, así fue ‘bautizado’ Rubén Barrientos, cuando recibió su licencia de piloto.
EL BAUTIZO DE AVIADOR.- Hace 16 años en el Aeródromo Víctor Lafón, así fue ‘bautizado’ Rubén Barrientos, cuando recibió su licencia de piloto.
ÉL VOLÓ MÁS ALTO.- Nuestra lente registra cómo los pilotos sanfelipeños rindieron homenaje a don Rubén en las alturas de Aconcagua.
ÉL VOLÓ MÁS ALTO.- Nuestra lente registra cómo los pilotos sanfelipeños rindieron homenaje a don Rubén en las alturas de Aconcagua.
Ximena Rivas Arenas, viuda de Barrientos.
Ximena Rivas Arenas, viuda de Barrientos.