Desconocido salva a mujer de ser asaltada en Población Santa Brígida

3094

Increpó a dos delincuentes en pleno atraco:

¡Déjenla! fue la palabra dicha por un vecino que salvó a una mujer de ser asaltada por dos delincuentes que la abordaron cuando caminaba ayer en la mañana por una de las calles de la población Santa Brígida, después de haber ido al Cesfam Doctor Segismundo Iturra Taito. De todas maneras se siente muy asustada para salir a la calle.

La víctima, Lorena, nos cuenta que ayer fue al Centro de Salud Familiar, saliendo  pasadas las nueve de la mañana. Alrededor de una hora después, cerca de las diez y después de realizar algunas diligencias, se fue caminando a su casa en Villa Los Álamos; «cuando  regresaba dos muchachos me agarraron de la espalda con la intención de robarme la mochila. La cuestión es que un caballero gritó ‘¡déjenla!’ y un muchacho salió corriendo. Uno andaba con polera blanca y el otro con un polerón negro con capucha, entonces no me percaté tanto porque me agarraron por la espalda», dice.

Cuenta que forcejeó con el sujeto de polerón negro y se terminó por zafar «un tirante de la mochila, la cual se rompió y yo agarré la mochila y me puses a correr, no sé qué habrá pasado con el otro muchacho porque donde yo corrí. Yo tenía mi teléfono en mi pantalón, en la parte de adelante. Yo llamé a mi pareja, porque sufro del corazón también, hace poco sufrí un preinfarto, igual estaba asustada, entonces atiné a sólo correr», comenta.

Lorena hizo público lo ocurrido en su Facebook, como una forma de alertar y llamar a la precaución; «más a las mujeres con bebé, yo andaba sola y quizás donde me vieron sola se tiraron. Yo no tenía nada como para resguardarme, solamente tironeé y salí corriendo, agradeciendo que no llevaban armas blancas o cualquier tipo de esas cosas, porque gracias a Dios a mi no me pasó nada. Yo di aviso a Carabineros, pero más está para la precaución de las mujeres, porque ahora me da miedo caminar sola, por lo que pasó hoy día estoy como asustada», señala.

Agradece que su hija fue al colegio, «pero uno nunca sabe, se puede topar uno con una guagüita o algo y uno no sabe. Las mujeres a veces andan solas, van a buscar la leche, remedios o sacar hora temprano en las mañanas y puede pasar cualquier cosa», cuenta.

¿Pudo verle los rostros a los delincuentes o sólo las vestimentas?

– Sólo las vestimentas, lo que pasa que con él que tironeé yo andaba con capucha y como fue todo tan rápido, yo atiné a correr nomás, o sea se rompió el tirante de la mochila, yo la agarré y salí corriendo. Fue todo tan rápido, porque aparte, donde me tironearon por la espalda, yo no vi ninguna característica, solamente cuando tironeé con el muchacho y salí corriendo.

¿Se acuerda en cuál calle fue?

– No recuerdo mucho, pero fue en la Población Santa Brígida, no conozco mucho de calles porque yo igual me cambié hace siete meses para acá San Felipe, yo vivía en San Esteban, entonces no me ubico mucho en las calles. Nosotros igual fuimos a preguntar a un local donde no sabían más allá de lo que había pasado.

¿Alguna herida o no?

– No, donde me agarraron por la espalda, por eso yo digo agradezco que gracias a Dios no iban con algún tipo de arma blanca o cualquier otro tipo de cosas, porque sólo me agarraron como del cuello, la nuca y me tiraban para atrás con la mochila, pero fuera de eso, dolor de cuello, no pasó más allá, agradeciéndolo.

Recomendaciones a la mujeres que no transiten solas en la mañana, un llamado de alerta.

– Sí, sobre todo porque hay mamitas que se levantan temprano a sacar hora para los niños y puede pasar cualquier cosa, imagínese que yo iba a las diez de la mañana regresando y pasó esto a plena luz del día.

Así quedó la mochila de Lorena, con un tirante cortado, en tanto ella quedó traumada y ahora teme salir a la calle.
Así quedó la mochila de Lorena, con un tirante cortado, en tanto ella quedó traumada y ahora teme salir a la calle.