Hacker le roba identidad a comerciante y se lleva sus ganancias por Internet

2533

‘Kika’ Gallardo alerta a nuestros lectores sobre nuevo fraude:

Un verdadero Vía Crucis emocional es el que está viviendo una comerciante sanfelipeña con sus muchos clientes luego que un desalmado delincuente, por medio de engaños, lograra hacerse con el control de su cuenta de Facebook con la que ella regularmente recibe y despacha sus pedidos en el Valle de Aconcagua.

Se trata de la conocida Erika Gallardo, más conocida como ‘Kika’, ella se dedica a la venta de flores y confección de las mismas para ocasiones especiales, tiene su local en Santo Domingo 852 frente al Gran Asia.

SU MODUS OPERANDI

Según ‘Kika’, el delincuente fingió hacerle una compra, le solicitó unos datos de su PIN de Whatsapp para incluirla en una cuenta de empresa, logrando con esto tener el control de su cuenta de Facebook, con lo que pudo seguir recibiendo los pedidos de la víctima, redireccionando los dineros a sus cuentas personales y quedándose con la plata sin entregar los pedidos, lo que en pocos días llenó de reclamos y zozobra la vida de Érika.

«Yo vendo arreglos florales acá en Santo Domingo frente al Gran Asia o al lado de la pescadería, que todo el mundo me conoce como ‘Kika’, yo vendo flores desde que abrí los ojos porque mi madre vendía en la esquina con Coimas, a la cual yo después seguí su rubro y trabajo, lo mismo que ella me enseñó ya más o menos hartos años. Mi mamá tenía mucha clientela que entregaba por delivery, a mí también me conocen y bastante gente venía al local a pedir arreglos florales para los días especiales, ya sea de cumpleaños, Santo y aniversarios, yo muchas de esas ventas las manejaba por Facebook, ya todos me conocen y confían en mí», comentó la mujer.

¿Qué es lo que le ocurrió con este sujeto?

– Este lunes me llamó una persona haciéndose pasar por alguien que trabajaba en la Municipalidad de San Felipe, del Departamento de Medioambiente, que quería hacer arreglos florales, a la cual me dice ¿me puedes dar tu código del WhatsApp para anotarte a la plataforma?, y yo inocentemente le di mi código y a la cual me fue bloqueado mi Facebook, WhatsApp y Messenger. Y esta persona está vendiendo a nombre mío con mi cara las flores, la cual la gente deposita una cuenta y nunca he llegado a las flores.

¿Y usted entonces perdió el control de sus cuentas?

– Sí, sí. Y perdí mucha clientela esta semana, quedé con demasiadas flores porque obviamente la gente no me podía contestar, porque yo ya no existía, yo no estaba usando ese Facebook falso, por eso quiero denunciarlo o reportarlo para que la plataforma de Facebook lo elimine.

¿Interpuso usted ya alguna denuncia en la Policía?

– Sí, fui a Carabineros, fui a la PDI primero y me dijeron que no podían hacer nada con eso porque la estafada no era yo, solamente ellos estaban suplantando mi identidad, que ellos no podían hacer una denuncia contra eso, fui a Carabineros y me dijeron que podía hacer una denuncia por Usurpación de Identidad, pero solamente eso, porque la estafada no era yo, era la gente a la que le depositaban a la cuenta de ‘Luis Machuca’, que así se llama este estafador y a él le depositaban. Esa es la persona que los estafó y ellos tienen que demandar a esa persona, no a mí, pero obviamente mi negocio y todo se va a las pailas, porque por este hecho estoy perdiendo dinero, mercadería y a mi clientela. Dichosamente ya cambié de clave en la Cuenta RUT, espero pronto poder recuperarme.

Roberto González Short

SEGUIRÁ LUCHANDO.- Diario El Trabajo visitó la mañana de este jueves el local de Érika y estaba lleno de flores, pues su mercadería no se ha vendido a causa de este problema.
SEGUIRÁ LUCHANDO.- Diario El Trabajo visitó la mañana de este jueves el local de Érika y estaba lleno de flores, pues su mercadería no se ha vendido a causa de este problema.
MUCHO CUIDADO.- Con este y otros perfiles falsos, usan los datos bancarios e imágenes de Kika para robar el fruto de su trabajo.
MUCHO CUIDADO.- Con este y otros perfiles falsos, usan los datos bancarios e imágenes de Kika para robar el fruto de su trabajo.