Tras sufrir presunto problema eléctrico:

La mañana de ayer no fue un buen día para Manuel Bruna, quien ni siquiera pudo llegar al Terminal Rodoviario de San Felipe a tomar desayuno. Ello porque cuando se dirigía al lugar, su vehículo, presuntamente por un problema eléctrico, estuvo a punto de incendiarse afuera del terminal. Pero la inteligente acción de no abrir el capó, según bomberos de San Felipe, evitó que el auto se quemara por completo debido a que no le entró oxígeno.

El conductor dijo públicamente que «un problema eléctrico tiene que haber sido, algún cable que se peló e hizo algún corte. Porque recién había parado a comprar aceite y hasta ahí venía bien, venía de Putaendo ¡imagínese!, empezó a salir (abundante humo) por el capó y ahí me paré. Porque venía aquí al terminal a tomar desayuno», señaló Manuel Bruna.

¿Ninguna persona herida?

– No, venía con mi pareja, bajamos y tratamos de abrir el capó porqué salía humo, a la hora que lo abría iba a hacerse el fuego. Iba pasando un camión aljibe de la Municipalidad de Putaendo y ellos me echaron una mano aquí.

¿Vinieron a auxiliarlo?

– Sí.

¿Pérdida total esto?

– Yo cacho, el motor total. Sí porque es muy plástico lo que hay ahí adentro.

¿Es un Citroën?

– Sí, un Citroën Xantia.

JAMÁS HAY QUE LEVANTAR EL CAPÓ

En tanto desde el Cuerpo de Bomberos de San Felipe, fue el propio comandante Juan Carlos Herrera Lillo quien destacó el accionar tanto del conductor como de la gente que estaba en ese momento en la emergencia.

«Afortunadamente el trabajo que hizo la gente ahí en primera instancia y el propietario de no levantar la parte del capó, si no la verdad le habría dado mayor cantidad de oxígeno. Eso favoreció que en el auto no se produjera el fuego correspondiente y hubiéramos tenido un auto totalmente calcinado, el hecho que hubieran abierto el capó», señaló el comandante Herrera Lillo.

Explicó que la llegada de Bomberos fue para enfriar el motor. «Algunas personas ahí pudieron trabajar y se evitó que se pudiera dar la pérdida total de su vehículo», finalizó el comandante Herrera.

Finalmente el vehículo fue retirado por un furgón que le prestó ayuda.

El dueño, de gorro negro, junto a otras personas viendo el motor ya totalmente destruido.
Personal de Bomberos de San Felipe tirando agua al motor para enfriarlo.
Personal de Bomberos de San Felipe tirando agua al motor para enfriarlo.