Madre clama por justicia para menor iraquí a quien tiene bajo su custodia

3978

Hay una investigación por presunto tráfico de personas:

  • Menor habría sufrido abusos sexuales y vulneración de diversos derechos, sin siquiera poder tener una identidad.

Claudia Andrea Salazar Durán es una mujer que al conversar con ella se advierte de inmediato que es de convicciones firmes y claras y que no se doblega ante nada. Eso se puede apreciar en su tono de voz que es segura.

Pues bien, eso lo está demostrando con la situación que está viviendo con una adolescente que tiene bajo su custodia y por la cual está luchando para poder obtener algo tan básico y esencial como es una identidad para la menor proveniente de Irak. Junto con ello, nos cuenta que debido a toda esta situación se solicitó a la fiscalía local de San Felipe investigar un presunto delito de tráfico de personas.

Al conversar con nuestro medio reconoce de inmediato las dos cosas que quiere denunciar; la primera «es que yo hace un año y medio atrás recibí a una pequeña de nacionalidad iraquí, en realidad no sé si es iraquí o palestina, que nació en Bagdad, no tenemos idea muy bien de la información ya que se complicó el caso porque esta pequeña sus papás la agredieron, la quisieron matar, y yo hice la denuncia en Carabineros, posteriormente en el juzgado de familia de San Felipe y en estos momentos yo tengo la custodia de ella en casa, y la tengo hace más de un año y medio», señala Claudia.

Explica que su denuncia es por lo siguiente: «La niña, de la cual no voy a poder dar la identidad porque debo resguardar sus datos, la niña no tiene una identidad, acá hay muchas irregularidades, hay certificados donde sale que los progenitores que la trajeron a Chile al parecer no son sus papás, por eso el Juzgado de Familia remite a la fiscalía de San Felipe una orden para investigar por tráfico de personas para hacer un ADN y saber si son o no realmente los padres de la niña, pero lo más gravé acá es que en el Registro Civil e Identificación no aparece ningún dato de la niña, no sabemos cómo ella obtuvo una cédula de identidad nacional si en el registro civil no hay ningún dato de ella», indica.

En esa misma línea comenta que mandó a pedir al Ministerio del Interior, a través de la ley de transparencia, documentación sobre el estado migratorio de la niña, obteniendo como respuesta documentación de cuando ella (la menor) se convierte en ciudadana chilena, «pero eso tampoco nos acredita con la abogada de ella, su identidad, o sea por lo tanto la niña no tiene ningún tipo de identidad, no puede ser matriculada porque no hay un certificado traducido al español que acredite su identidad, no sabemos si son realmente los padres y así han pasado 15 años porque esa edad tiene la niña… a la niña se le ha oprimido su primer derecho que es el derecho a saber su identidad, que está en la constitución, del derecho del niño, y a ella se le ha negado esto», manifiesta.

Explica que la menor tiene denuncias en fiscalía por abuso sexual y tráfico de personas, reclamando que la justicia ha sido muy esquiva para ella porque todavía no se tiene ningún antecedente de parte de la fiscalía local de San Felipe, «por el abuso que ella sufrió, no tenemos absolutamente nada, el fiscal no se ha pronunciado y esto hace más de un año y queremos que se haga justicia para ella y que pueda salir todo esto a la luz», dice Claudia.

Agrega que hay una situación que pasó con la pensión de alimentos, donde Claudia realiza el trámite el día 8 de agosto para que se retuvieran los fondos, a propósito del retiro del 10% a estos supuestos padres. «Se le notificó a la AFP a través de Tribunal de Familia para que se les retuviera y la AFP Capital no los retuvo y se los entregó en conformidad, así que a mí me deben $ 977.000 pesos app, ahí hay otra irregularidad más, o sea ni el Estado de Chile ni la justicia de Chile se ha hecho cargo de lo que merece esta niña, eso es, y aparte yo me pregunto ¿cómo esta chica entró al país?, si no hay certificados traducidos y ¿cuántas niñas más llegaron en esas condiciones?, o sea si me preguntas a mí en lo personal y no es la parte legal, quiero dejarlo súper claro, en lo personal para mí la niña fue traída ilegalmente a Chile», indica Claudia.

¿Claudia, ella donde nace?

– Mira, tenemos documentos de la ley de transparencia del Ministerio del Interior donde me dice en un lado que ella es palestina,  de nacionalidad palestina, nacida en Bagdad, Irak, y en otros documentos me dice que ella nació en otra zona de Irak, o sea no hay concordancia en los documentos que hay.

¿Qué pasó con los que se supone son los padres biológicos?

– Bueno ellos están acá en la zona.

¿Pero los que se suponen que viven allá?

– No, no tenemos idea, no hay mayor antecedente, ahora recién tuvimos un juicio de pensión de alimentos y eso quedó nulo hasta el 11 de diciembre porque van a mandar a traducir un certificado de nacimiento que lo tengo yo en mi poder, suponemos que es un certificado de nacimiento porque está en árabe; yo no hablo árabe, aun así, vamos alargando, alargando… ella tiene 15 años, o sea yo no puedo esperar a que la niña tenga 18 años de edad para que esto se resuelva en dos años y medio, tres años más, que es lo que se demora más o menos lo que me hablaba la abogada, que es lo que se puede demorar el juicio por tráfico de personas y el ADN, mientras tanto ¿qué hago yo?, la niña no tiene una identidad… la niña no puede postular a beca, en el colegio que la tengo inscrita me la inscribieron porque yo era apoderada antigua de ahí con mis otros hijos.

¿Cuándo usted habla de tráfico de personas, es porque se descubrió que los padres que aparecen acá en Chile no son los padres?

– Bueno, hay un certificado que yo lo tengo donde sale efectivamente los dos nombres de pila de los padres, pero no coinciden ni las edades ni tampoco los apellidos, o sea el caballero que aparece en el certificado traducido tendría 56 años app, la mamá 40 años, y en los reales digamos, los supuestos padres tienen… la mamá creo que tiene 40 y el papá tiene como 40 y algo, o sea es mucha la diferencia de edad, es decir no coincide eso, se habló en el juicio (por pensión de ayer), la abogada dice que es una equivocación, pero me llama la atención porque es un certificado que fue solicitado y traducido por el Juzgado de Familia de San Felipe y que fue remitido a la fiscalía de San Felipe bajo el apercibimiento de tráfico de personas,  o sea no creo que el juzgado de San Felipe remita un antecedente de tan grave magnitud para que haga una investigación por tráfico de personas sin tener la certeza que este documento es válido.

¿Qué espera con hacerlo público?

– Yo espero que se haga justicia para la niña, la niña no puede esperar a no tener identidad… ella necesita tener una identidad; yo necesito de algún abogado que me pueda ayudar para poder hacerme partícipe en la causa en fiscalía, porque solamente tiene la curadora de la niña que está partícipe. Espero que los fiscales se muevan, que vean que el caso es grave, que hay una niña a la cual se le han vulnerado sus derechos físicos, psíquicos, emocionales y ahora con su identidad.

¿Con esto no teme perder a la niña?

– No, no, gracias a Dios yo lo he hablado con la abogada y ella me dice que en el caso ella habló ya con la magistrada y le hizo entender que para nosotros ella (menor) es la familia, es más, yo entendiendo que ningún niño en Chile puede quedar en el aire, como padres nosotros estamos dispuestos a adoptarla, yo me casé el 7 de febrero con esa intención de poder adoptar a la niña y quedarnos con ella, no es una niña pequeña por lo tanto ella tiene discernimiento, puede decidir con quién quedarse, nosotros hemos formado lazos de familia y ella ha tenido familia acá, ella (menor), cuando llegó por ejemplo venía con una desnutrición severa, no venía bien alimentada, comía pan duro, acá tuvimos que enseñarle a comer y así te puedo contar un sinfín de maltratos que sufrió la pequeña por ejemplo los golpes, encerrarla en el baño y los supuestos padres irse a la playa y dejarla encerrada el día entero.

¿Ellos son los que cometen el presunto abuso sexual?

– El presunto abuso lo cometen el padre y a su vez la madre también es víctima y victimario por el tipo de cultura, estamos hablando de una iraquí-árabe que es complicada, la niña hasta el día de hoy tiene una medida cautelar porque ella estuvo y está todavía con una amenaza de muerte y de secuestro en el caso de nosotros como familia estuvimos muy asustados, tuvimos resguardo de Carabineros.

Señalar que el 11 de diciembre de este año habrá una audiencia sobre pensión alimenticia. Mientras que de las otras causas no tienen idea, pero con esto esperan que la ayuden: «Necesito que se haga justicia para la niña y que esto salga la verdad lo más pronto posible», finalizó Claudia.

Al terminar reiteró el llamado a algún abogado que los pueda representar en las causas en la fiscalía local de San Felipe.

Claudia Salazar Durán madre guardadora de la menor que clama justicia para que su pequeña tenga su identidad propia.
Claudia Salazar Durán madre guardadora de la menor que clama justicia para que su pequeña tenga su identidad propia.
La menor hoy tiene 15 años de edad y ha sufrido una vida de privaciones y vulneraciones.
La menor hoy tiene 15 años de edad y ha sufrido una vida de privaciones y vulneraciones.