Necesita urgente cirugía porque corre riesgo de morir mientras duerme

1535

Vecino de Villa Industrial afectado del corazón:

Una situación dramática está viviendo Juan Carlos Villarroel Orrego, trabajador de la construcción y vecino de la Villa Industrial, quien necesita con urgencia una operación a la válvula aórtica, la cual no le está funcionando correctamente después que a comienzos del mes de abril sufriera un infarto que además le dejó una arteria dañada.

Lo único que pide es que le agilicen la intervención quirúrgica, porque pese a ser una prestación GES, es decir con garantía explícita, la respuesta que le han dado desde Fonasa es que no hay prestadores.

Asegura sentirse discriminado porque no tiene los recursos para operarse. Necesita alrededor de 18 millones de pesos. Confiesa que debido a su estado no puede trabajar, teniendo que recibir la ayuda de su hijo y sobrino para vivir. Lo peor de todo es que puede morir mientras duerme; es decir, cualquier noche puede acostarse a dormir y no despertar nunca más… Y eso es algo que aterra a cualquiera.

En conversación con nuestro medio de comunicación, dijo que el día el 3 de abril del presente año sufrió un infarto. «Estuve hospitalizado y el cardiólogo que me estaba viendo me derivó al Gustavo Fricke (en Viña del Mar) a una cirugía, cambio de válvula, varias cositas y esperé mucho tiempo, teniendo que ir personalmente al hospital a ver qué pasaba, y me dicen allá que no hay prestador. Me mandaron acá a Fonasa y en Fonasa presenté un reclamo, tuve que esperar 15 días hábiles para una respuesta, me dieron una carta y esa tengo que presentarla en la Superintendencia de Salud y me la están redactando. ¿Pero sabe cuál es el peor de los problemas?, que mienten porque a mí, cuando fui a Fonasa, me dijeron que la información que no había prestadores ya la habían mandado acá al San Camilo siendo que yo estaba yendo constantemente al San Camilo y me decían; ‘No, si usted debe entenderse directamente con Gustavo Fricke’. Entonces dígame usted a quién le creo… me están mintiendo. ¿Qué pasa?, yo me siento discriminado porque yo no tengo los recursos para operarme particular, y el problema es que mi enfermedad está avanzando, porque no sé si usted entenderá, la válvula aórtica es complicado, entonces ya no hallo qué hacer», comenta.

Oiga, en palabras simples, ¿cuál es el problema de salud que tiene usted?

– La válvula aórtica no está funcionando como corresponde y tengo un daño en una arteria. Yo me puedo quedar dormido y a lo mejor no despierto más, eso es lo terrible.

¿Cómo es su día a día, se cansa muy luego?

– Mi día a día es de la cama al comedor a comer y después sentarme un ratito por ahí, luego acostarme, porque así me llevo.

¿De qué vive?

– Gracias a mi hijo, tengo uno, y a mi sobrino.

¿Ellos le cooperan económicamente?

– Ellos están afirmando la ollita, hay que hablar las cosas como son. En estos momento el único dentro que tengo yo es de ellos.

Don Juan Carlos, al hacerlo público pretende que le agilicen la hora para la operación.

– Claro, porque se suponía que yo en seis meses tenía que estar operado, pero ya vamos para los siete y nadie hace nada, porque ahora en la carta esa que me mandaron, dice que si yo no estoy conforme con lo estipulado tengo que subir esa carta a la superintendencia. Ahora me la están redactando y no sé cuánto tiempo voy a tener que esperar para ver qué repuesta me dan, porque me dijeron aquí que por el momento no había ni a corto ni mediano plazo prestadores.

Prestadores de servicio que puedan operarlo.

– Claro, pero yo digo a lo mejor usted va decir que soy medio ignorante, voy a dar una cifra de 200 cardiólogos, ¿cree usted que no hay alguno que me pueda operar? Si la gente no es tonta, o sea de qué estamos hablando. Mire a mí no gusta la política, pero hagan lo que hagan en este país no va a cambiar nada, nada.

¿Pero si usted tuviera la plata se operaría?

– Obviamente, ahí me mandarían a buscar con un helicóptero, ¿me entiende o no? porque usted sabe que en esto lo que manda es el dinero, pero no lo tengo y son mínimo más o menos 18 millones de pesos… De a dónde si estoy viviendo de lo que me da mi hijo, ¿de a dónde voy a sacar 18 millones de pesos?

Repitamos su nombre para que las autoridades sepan de quién estamos hablando.

– Mi nombre es Juan Carlos Villarroel Orrego

¿Algo más que agregar?

– Ojala me ayuden pronto, imagínese, yo toda mi vida trabajando y ahora depender de alguien… como que eso me enferma más.

Juan Carlos Villarroel Orrego junto a su esposa Flor.
Juan Carlos Villarroel Orrego junto a su esposa Flor.
Esta es la respuesta entregada por Fonasa al afectado.
Esta es la respuesta entregada por Fonasa al afectado.