Pagará con su humilde pensión a quien le ayude a levantarse y acostarse

9556

Vecino tetrapléjico ofrece 100 mil pesos mensuales:

Sin esposa, en silla de ruedas y a cargo de dos hijos menores de edad, este vecino ofrece lo que tiene para salir adelante y velar por sus hijos.

Una singular oferta laboral y a la vez excelente oportunidad para aprender de un luchador, es la que está ofreciendo Juan Andrés Ponce Vergara, quien vive ligado a una silla de ruedas luego de sufrir un grave accidente. Este vecino de Calle Larga se comunicó con Diario El Trabajo para solicitar apoyo y a la vez ofrecer su oferta laboral a una persona, preferiblemente varón.

«Necesito a una persona con urgencia y experiencia para asistirme para aseo menor, vestirme y levantarme a las 8:30 y acostar por la tarde tipo 20:00 horas. Soy una persona con capacidades disminuidas, sólo quiero ir a trabajar y poder generar algo de dinero para poder comprarme una silla eléctrica. Estoy tetrapléjico desde el 1º de enero de 2014 por causa de un accidente en el mar, pero con ganas de seguir viviendo. No recibí el 10%, pero algo se puede hacer. Recibo una pensión de $100.000, ese dinero lo coloco a disposición como sueldo de lunes a viernes, dos veces al día, a las10:00 horas, no requiere más de una hora y a las 20:00 horas para que me acueste. Si alguien de buen corazón también desea ayudar con un aporte voluntario se los agradeceré de todo corazón, me pueden contactar al WhatsApp +56 9 7184 5910», nos comenta Ponce.

Según nos explicó este vecino, él trabajaba en construcción y era temporero, «ahora estando en silla de ruedas salgo a vender casa por casa aliños o aromas para los vehículos, pero ahora en estos momentos no he podido trabajar al no tener la silla eléctrica. Tengo dos hijos, uno de 13 años y una nena de 8 años de edad, mis motores de vida, no tengo mujer que me acompañe con mis hijos», indica Juan Andrés a Diario El Trabajo.

Roberto González Short

Aquí tenemos a este joven aconcagüino luchando en su silla de ruedas mecánica, a pura fuerza. Él ofrece su pensión de $100.000 para que alguien le ayude en la mañana y en la tarde a levantarse y acostarse.
Aquí tenemos a este joven aconcagüino luchando en su silla de ruedas mecánica, a pura fuerza. Él ofrece su pensión de $100.000 para que alguien le ayude en la mañana y en la tarde a levantarse y acostarse.