Violentos asaltos a moradores de viviendas siguen día a día

351
Seguidilla de robos a casas habitadas preocupa a vecinos.
Seguidilla de robos a casas habitadas preocupa a vecinos.
  • CARTAS AL DIRECTOR: Podrían ser los mismos autores:

Señor Director: El 8 de junio por la prensa me enteré que a una vecina de mi condominio la habían asaltado. Pese a que vive a no más de 800 metros de mi casa, la noticia llegó a mi celular. Ella dormía un martes, y la despertaron en su cama. Encañonada con una pistola en la cabeza. Luego la maniataron junto a su padre, un hombre mayor, y su hijo pequeño de ocho años. La violencia fue tremenda las secuelas de vulnerabilidad y miedo aún persisten. Desde ese día, como familia tomamos la decisión de usar la alarma cuando dormíamos.
El miércoles 12 de julio, cerca de las 2:20 horas, nuestra alarma empezó a sonar, señalando que alguien estaba intentando entrar a nuestra casa. El panel nos mostró que era la zona del living y comedor. Llamamos inmediatamente a Carabineros del Plan Cuadrante. Mi marido salió a investigar y contestar el teléfono, ya que la central de alarmas llamó por la alerta. Al acercarse a una ventana encontró a tres encapuchados vestidos completamente de negro vigilando en la terraza. Los enfrentó pese a la desventaja y a que lo amenazaron con una pistola y armas blancas. Carabineros llegó pronto y ellos finalmente escaparon, disparando al aire como en el Far West (Lejano Oeste). Salió herido de esto, pero con la tranquilidad de que nuestras hijas pequeñas no tuvieran la experiencia de encontrar a estos amenazantes extraños al interior de su casa.
La sensación de vulnerabilidad y miedo ha persistido, pese a que nuestro plan de seguridad resultó y pese a que corregimos varias vulnerabilidades de nuestra casa.
El 13 de julio en la noche, se repitió la historia en La Troya, esta vez lograron entrar tres encapuchados a una casa. Le pegaron al dueño. Diario El Trabajo lo puso en titulares el viernes 14. Así me enteré que habían tomado a tres personas presas, dos mujeres y un hombre, que fueron liberados pese a que los capturaron en el auto del dueño de casa, con especies en su interior.
Eran dos mujeres y un hombre. Él tenía antecedentes y se le puso una fianza. Esta semana los asaltos volvieron: lunes 7 de agosto en Tabolango, una casa, el dueño herido en la cabeza, costillas rotas, tres encapuchados. Martes 8 de agosto en Hacienda Rinconada, tres casas, familias con niños. Todos en una noche del terror.
Las casas son en distintos lugares, pero tienen en común ser condominios. Con esta nota me gustaría dar la alerta y decir a los vecinos del Valle: Revisen sus ventanas, cuiden dejar bien cerrado, si tienen alarma actívenla de noche, tengan a la mano el teléfono de Carabineros. Hay tres encapuchados que nos amenazan y han aumentado su violencia y audacia.
A la justicia y las autoridades les pido ayuda, ojala tener un fiscal a cargo de este caso. Claramente hay un patrón y también sospechosos.
Silvia Elgueta
Psicóloga Clínica