Este lunes se inicia juicio oral contra acusado de matar a un adulto mayor

11639

Recibió 16 heridas en diferentes partes del cuerpo:

Para este día lunes 10 de enero a contar de las 09:00 horas, quedó fijado el inicio del Juicio Oral por el cruel asesinato de Luis Villarroel Rodríguez, de 65 años, quien recibió 16 puñaladas en diferentes partes del cuerpo que le costaron finalmente la vida y por cuyo homicidio está imputado Saúl Taucán Quintanilla, apodado ‘El Chunga’.

La información fue entregada a nuestro medio por una de las hijas de la víctima, Luisa Villarroel, quien dijo estar preparados como familia para enfrentar este juicio donde se van  a escuchar los hechos que llevaron a la muerte de su padre. «Sí, estamos preparados, con mucho dolor, mucha pena, angustia y desesperados por recibir una buena noticia, que esta persona quede por muchos años preso por la muerte de mi papá», dice.

¿Por el homicidio en el fondo?

– Sí, por el homicidio.

¿Le puede comentar a nuestros lectores los hechos donde lamentablemente muere su padre?

– Estamos hablando del día 18 de noviembre del 2019, mi papá fue apuñalado brutalmente, recibió 16 puñaladas más golpes con un palo por Saúl Taucán, arrebatándole la vida al instante, eso. Hemos pasado un proceso súper largo porque a Saúl Taucán en septiembre le quisieron dar la libertad quedando condenado a tres años por el homicidio de mi papá. Nosotros tuvimos que luchar bastante, contratar un abogado particular para poder querellarnos, porque de parte de la fiscalía de Los Andes no habíamos tenido mucha respuesta y ha sido un proceso demasiado doloroso, imagínese para nosotros a simple vista era un homicidio calificado, donde mi papá recibió 16 puñaladas más golpes contundentes y que esta persona quedara en libertad así como si hubiera matado un animal, por un decir, ha sido bastante doloroso, no hemos podido vivir el duelo con tranquilidad, no hemos podido dejar que mi padre descanse en paz porque hemos tenido que estar batallando bastante con la justicia para poder llegar a este juicio oral.

Claro porque en ese sentido se tuvo que recalificar el delito en el fondo.

– Sí, porque lo querían pasar por un homicidio simple.

Finalmente está siendo acusado de homicidio calificado.

– Sí, gracias a Dios y a la gente que nos ha apoyado, hemos llegado a un juicio oral con un homicidio calificado.

Agregó más adelante que «el 10 de enero vamos con todo para hacer justicia, aunque sabemos que esa persona aunque esté muchos años en la cárcel no nos va a devolver a mi padre y tampoco va a sanar un poco el dolor de lo que nos causó, pero sí la idea de nosotros es evitar que esta persona siga en la calle y en un momento cometa lo mismo que cometió con mi padre, porque para mí no es una persona apta para estar en la calle porque es un peligro para la sociedad».

Durante la conversación recordó que su padre era un pilar fundamental en su vida. Porque ella padece de obesidad mórbida y artrosis en sus dos piernas, «entonces mi papá era mis piernas, mis brazos, sustentaba la casa, tanto como económica y afectivamente, se preocupaba de todo, por ejemplo de mis remedios, de ir a sacarme las horas médicas, de todo, así es que prácticamente yo quedé como en abandono por parte de él, porque como usted dice era mi pilar, yo vivía de él y para él, es difícil tanto para mí como para mi familia porque él dejó nietos, hijos que lo adoraban, porque él era una persona especial para nosotros», dice.

¿Qué esperan de la justicia?

– Que se pongan en nuestro lugar, en nuestros zapatos y que esta persona pague por el daño que hizo, que alguna vez en la vida hagan justicia, como dice la palabra justicia, porque ya hay mucha gente que ha salido a la calle después de cometer homicidios horribles y salen a la calle a delinquir, a hacer cosas peores.

Cabe destacar que de ser considerado culpable, el imputado arriesga una pena que iría entre los 15 a 20 años de cárcel.

La familia de la víctima, Luis Villarroel Rodríguez (en el recuadro), protestando frente al edificio de tribunales en Los Andes.
La familia de la víctima, Luis Villarroel Rodríguez (en el recuadro), protestando frente al edificio de tribunales en Los Andes.